28 agosto 2017

El «Anti-teléfono»


No me refiero aquí a los celulares, aunque se podría decir que el celular es el «Anti-teléfono» porque uno rara vez lo usa como tal, y cuando lo hace, es usando aplicaciones gratuitas (al menos no pagando lo que cuesta una llamada telefónica). Hablo de un tipo de teléfono fijo que venden en Japón (no sé si en otros países), y que tiene unas funciones de «prevención de llamadas molestas» - 迷惑電話防止 / meiwaku denwa boshi -.

Resulta que el mes pasado tuve un incidente con unos «tele-mercaderes» que, identificándose como empleados de la telefónica, me hicieron traspasar mi línea telefónica y el servicio de Internet a otra empresa. Hasta donde he podido entender, lo que pasa es que la empresa de telefonía, la NTT, que está recibiendo menos ingresos de los teléfonos fijos, está cediendo a empresas de telecomunicaciones el uso de la línea y del Internet en un sólo paquete; es decir, que pagas el proveedor y el teléfono fijo a una sola empresa. Pasarse a ese sistema es opcional (cuando llamaron, pensé que me preguntaban si estaba de acuerdo en que lo establecieran del todo, o que ya lo estaban haciendo). Sin embargo, los vendedores por teléfono - intermediarios - andan como tiburones, haciendo que la gente se inscriba, a veces usando trucos sucios. (A boring recount of my case). Por cosas como ésta, pero más que todo por las incesantes estafas por teléfono a los ancianos - sin mencionar los acosadores y pervertidos -, pues parece que ha nacido un nuevo mercado para el negocio de los teléfonos. 

Como no pude evitar dejar mis lamentos en la Red, una amiga paraguaya me aconsejó usar una máquina contestadora. Entonces me puse a mirar teléfonos, y me topé con los «meiwaku denwa boshi». El teléfono que a mi me gustó, tiene tres funciones:

1. Contestadora (por supuesto).
2. Grabador de llamadas.
3. Opción «yo me encargo». Esta consiste en que cuando alguien llama, oprimes un botón, y el teléfono se encarga de preguntar quién es y para qué llama. Si uno no quiere atender esa llamada, uno oprime otro botón, y el teléfono deja un mensaje de excusa, y cuelga. Si uno no quiere contestar desde el principio, pues usa ese botón de una vez.

Hay algo que me parece muy curioso de Japón. Cuando alguien te llama al celular, ahí mismo aparece el número de la persona o empresa que llamó. Con el teléfono fijo es diferente: si quieres que aparezca el número - asumiendo que tu teléfono tenga una pantalla y tenga la función de identificador de llamadas - tienes que solicitar a la telefónica que te active el servicio, y pagar una mensualidad. ¿Es así en el resto del mundo? Teniendo en cuenta las estafas, robos, violaciones, acosos, y asesinatos que se podrían evitar si uno tuviera el jodido derecho de saber quién carajos está llamando, no me parece que deberían cobrarlo; al menos, debería estar incluido por defecto, y el que no quiera pues solicita que lo saquen. Otra cosa que me pregunto es si es que esa función es tan compleja que requiere de alguna maquinaria o sistema especial que le cuesta tanto a la NTT como para cobrarla. Por cierto, ¿cuánto cobrarán? (:P)

Lo admito: rara vez uso el teléfono fijo. Cuando lo hice instalar, fue porque había una promoción que iba con el Internet. En cuanto ahora, parece que deshacerme de él requeriría pagar una multa por romper el contrato con el nuevo sistema. Por otra parte, tener un número teléfonico fijo da alguna ventaja cuando uno hace algún trámite (¿indicador de estabilidad?). Sea como sea, mi plan es usar el «anti-teléfono» para las dos llamadas anuales a mi mami, y para no contestar nunca (a menos que sea necesario o me interese).


20170829

Estuve googleando:

- El servicio cuesta 400 yenes mensuales, más 2000 yenes de instalación.

- En Colombia también toca solicitar el servicio a la empresa de telefonía, aunque no miré si tocaba pagar mensualidad. Sospecho que entonces puede ser igual en otros países.



13 marzo 2017

Los smartphones


Hoy en día, suele criticarse mucho a la gente por mantener la cara metida en las pantallas de sus teléfonos, ignorando a las otras personas o tropezándose en la calle. ¿Qué otra cosa podría esperarse? Los smartphones realizan la fantasía de andar por todos lados con un computador conectado a la Internet.

Son unos aparatos hermosos. No deja de ser curioso que siendo unos teléfonos, ese es el menor de sus usos. Para guiarse en la calle son excelentes. La cantidad de "aplicaciones" que tienen. Sospecho que, principalmente, son una herramienta de interacción en las redes sociales. Aunque es un entorno un poco paralelo o "aburbujado", respecto a la sociedad off-line, no necesariamente es una alienación sino más bien una proyección o extensión de las relaciones humanas - con todo lo apreciable y desagradable que puede haber en ello -.

De todas las cosas que me hacen pensar que vivimos en "el futuro", al menos en su vulgar aspecto "ciencia-ficticio", el smartphone me parece que es una estampa de ese mundo. Quería escribir un párrafo de una escena actual, como si fuera un texto futurista, pero me dio pereza :P En todo caso, ¿no se les hace muy fantasioso eso de andar con esos mini-computadores como si fuera la cosa más habitual?

07 diciembre 2016

Traceur


La primera vez que vi la palabra «parkour», creo que fue en un artículo de la Wikipedia sobre un videojuego llamado «The Saboteur» (que recuerdo como uno de mis juegos favoritos, por cierto). Cuando conocí otro juego llamado «Mirror Edge» (sólo jugué la demo), no sabía que eso era el parkour :P. Después, comenzaron a aparecer en las redes sociales todos esos videos de parkouris... ehr, traceurs, como los que imitan a ese personaje de Assassin's Creed (no lo jugué). ¡Ups! ¿por qué tantos videojuegos metidos en el tema? Hmmm... ¿será porque lo que hace tan atractivo el parkour es que la persona se pueda mover como un «muñequito»?

En marzo de este año, me decidí a intentar aprender algunos movimientos. Para hacerme una idea, comencé con un libro llamado «Basic Parkour» de Sam Fury. Luego, seguí buscando material en Internet. Hay muchísimos tutoriales, hay una «parkourpedia» (tal vez no necesitaba el libro :S). En Youtube, me gusta mucho el canal de los Tapp Brothers porque lo explican todo a nivel «puedes hacerlo en casa»; además que dan muchos consejos sobre entrenamiento, seguridad, y varios temas relacionados. Otro canal que me pareció muy bueno, especialmente en lo referente a los saltos - vaults - es el del canal «Fight or Flight Academy». Es muy bueno porque cuando explican los vaults (usemos la jerga del oficio :P), lo hacen partiendo el movimiento en etapas, de manera que uno puede practicar y entender en dos tiempos separados. Es que a veces, por más cámara lenta que pongan, cuesta trabajo entender cómo es que uno va del inicio al final.

Mi práctica no ha ido muy lejos que digamos. Mis días de parkour son cuando salgo a trotar, que a duras penas es una vez a la semana. No he intentado hacer ningún vault por una mezcla de cobardía y no saber qué cosas saltar. Me he enfocado en el rollo/bote/roll, que me parece lo más básico que uno debe aprender. Mucho antes de conocer el parkour, una vez dí un «parkour roll» cuando me tropecé en el trabajo por andar corriendo; por salvar el orgullo ¡y mi nariz!, inconscientemente me salió. Tal vez es por eso que me he empeñado tanto en aprenderlo. Aparte del roll, he practicado la «media luna/cartwheel». Cuando era adolescente (hace sólo veinte añitos ¡joder!), me habían enseñado a hacerla en una academia de Kung-fu (donde me dediqué a adquirir el Wushu... por dos o tres meses :S). Buscando videos, encontré el canal de unas niñitas gimnastas. No sé, me da la impresión que si alguien me viera, diría algo como «¡viejo pervertido!», pero igual, de todos los tutoriales que miré, esas niñitas lo explicaban tan fácil que es la referencia que he usado para practicar. Todavía no me sale tan bien como quisiera, pero ahí voy.
Actualmente, aparte del roll, mi idea es mezclar la media luna con la parada de manos. Hace unos meses la he estado intentado con el tradicional método de tumbarse junto a un muro. De los videos que busqué para esto (en Youtube) , me pareció bueno el de «Calisthenicmovement». Debí haber mirado estos videos antes porque la primera vez cometí el peligroso error de no planear el... ehmm... volverse a parar de pies. Fue que en lugar de regresarme al muro, me fui de espaldas, y por miedo a lastimarme la columna, me tumbé sobre un hombro y la cabeza. Afortunadamente, hasta ahora no he experimentado consecuencias adversas tras ese «accidente», salvo la manía de meter videojuegos en mi discurso ¡JA!

El año que viene, me gustaría encontrar gente y lugares para practicar; así es más seguro, eficiente y divertido. Por lo pronto, quiero lograr pararme y caminar de manos. No aspiro a llegar a ser tan hábil como los Tapp, eso ya es nivel Prototype, para mí. ¿Han jugado ese juego?